Es el combo perfecto entre profesionalismo y calidez. No hay nada mejor que sentirse cómodo y a gusto en una sesión de fotos. Logran retratar tu alma, sin que te des cuenta. Los recomiendo con los ojos cerrados. LUCIANA